Joan Lee: la musa del monero
14 noviembre, 2018
Una cosa es ser maldiciento, y otra, hocicón…
30 noviembre, 2018
bedeese

Separa tu lugar en elia.martinez.rodarte@gmail.com tel: 17716423

El dos de diciembre un grupo de sexólogas impartirán cursos sobre sexualidad en Monterrey: Uno es de amor y sexo para puras morras en turno matutino, con cuestiones del orgasmo femenino, el squirt, el placer y el de la tarde es sobre BDSM: bondage, dominación, sumisión y masoquismo. Los principios de esta actividad erótica, hecha famosa malamente por la serie de Las 50 sombras de Gray.
Los reclamos más airados que he recibido en esta regiomontana ciudad en que organizamos este taller, es que porqué, si me opongo a la violencia de género, estoy promoviendo prácticas que incitan al dolor y al sufrimiento.
Si juzgásemos cada parafilia o conducta sexual comportamental, no iríamos ni a la mitad de la sorpresa. Estas actividades del sexo, las del BDSM, son lícitas y permitidas porque se realizan en un consenso, y con la responsabilidad de que cada persona involucrada lo hace por su voluntad, y ante todo, por su propio placer con todas las medidas de seguridad acordadas previamente.
Es una práctica sexual que en sí misma, suele ser un estilo de vida, pero también permite vivir la sexualidad de forma lúdica.
La violencia es un sentimiento que está introyectado en lo más profundo de cada persona y se activa según la inseguridad que prive sobre quien que la ejerce: las prácticas que conllevan artificios sadomaso, así como prácticas de sumisión y dominación, son parte del ejercicio de la libertad sexual de las personas que diversifican el placer en sus vidas. Estamos hablando de personas adultas conscientes y no sujet@s del delito, porque también se trata de esto: que sean prácticas legales y permitidas y que no lesionen los derechos de los menores.
Estamos viviendo una sexualidad temerosa, muy orientada como siempre a la culpa, pero ante todo, a la no permisividad de experimentación responsable en el plano sexual. Lo más interesante es que en los últimos 20 años del BDSM en México, siga como una práctica un poco satanizada, que chafeó un poco con las películas de las cincuenta sombras de gray…
Pero siempre es benévolo que el sexo se diversifique y se convierta en un territorio de juego y placer, a partir de una película y un libro. Cualquier elemento que ayude a diversificar la vida sexual de las personas, aunque sea sólo por imitación o por moda, aportan felicidad para un mundo mejor. Cualquier persona después de tener sexo podría tocar las maracas por la sola emisión de la ducha química de su fornicio. El mejoramiento de la performance sexual es un trabajo permanente.

poder

Separa tu lugar en elia.martinez.rodarte@gmail.com tel: 17716423

Lo que sea que mejore nuestra vida sexual, hay que tomarlo. Sola o en pareja.
Yo nunca entendí el BDSM hasta que con los talleres, las pláticas e incluso de las conferencias de la instructora Krystal Sade Lorien que viene a Monterrey a este curso que les digo, comprendí que es una fiesta de los sentidos, que sobresalta la sensualidad porque los sentidos en pleno están en juego. Incluso las prácticas de cualquier denominación que abarque el BDSM suelen ser ejecutadas en nuestro cotidiano sexual sino que nos percatemos de ello, como las nalgadas y otros tocamientos que no quiero mencionar porque luego la tachan a una de cosificada.
Hay actividades que te sorprenden, otras que morbosean más, algunas que son incomprensibles pero atrayentes.
Entonces lo que puede significar el BDSM para mí, que soy 60 por chocolate y 40 por ciento vainilla,  siempre significa algo diferente para otr@s e incluso con mis parejas sexuales. A algunas personas les parece ridículo y otros piden algo de esfuerzo físico extra. O se ponen muy locos y yo soy totalmente vainilla. Cada persona controla su nivel de sumisión, entrega, dominación, participación, activa o pasiva, que al final de cuentas es lo que permite un acto sexual en el que no hay riesgos y que el sexo es seguro.
Del curso de la mañana del dos de diciembre sobre amor y sexo, en el cuerpo femenino, la mayoría de las mujeres preguntan por correo o teléfono que si, van a aprender a tener eyculaciones. Lo más seguro es que ya las hayan experimentado y sólo necesitan saber cómo fue…
Del curso de la tarde sobre el BDSM, además de que se me arrancan en tercera con el tema de la violencia, admiten tod@s que han tenido alguna forma de práctica de dominio o sumisión, que no sabían que eso era…
Estaré en el correo elia.martinez.rodarte@gmail.com y pueden separar su lugar porque es cupo limitado para el domingo 2 de diciembre. Esta es una práctica individual o en pareja, y recordemos que ambos aspectos de nuestra sexualidad son sabrosos y necesarios.
Tú me dominas: elia.martinez.rodarte@gmail.com